Convertirán isla en Pacífico panameño en depósito de petróleo

Panamá, ( EFE). El Gobierno de Panamá publicó este viernes el contrato que autoriza a la empresa Melones Oil Terminal convertir a la isla Melones, en el Pacífico panameño, en una finca de tanques para la exportación de combustibles, mediante una inversión de 65 millones de dólares.

Según el contrato, Melones Oil Terminal recibe una autorización para edificar y gestionar la terminal de almacenamiento y venta de combustibles para la exportación por 25 años, con la posibilidad de pedir una prórroga por el mismo tiempo.

La isla Melones está ubicada estratégicamente a menos de 20 kilómetros del litoral en la bahía de Panamá cerca de la ruta de los barcos que transitan por el Canal interoceánico.

En ella se instalarán 16 tanques para almacenar hasta 2 millones de barriles de combustibles, según una carta de la empresa de junio de 2011 enviada a la Secretaría Nacional de Energía, en la que indica que invertirá 45 millones de dólares en la construcción de tanques, 17 millones en una terminal portuaria y otros tres millones de dólares en obra civil.

El documento indica que la isla pertenece a la empresa Burkell Holding Inc., registrada en 2004, que la da en arrendamiento a Melones Oil Terminal, registrada en 2007, pero en ambas aparecen los mismos dignatarios presididos por Emanuel González-Revilla Lince y con el mismo agente residente.

La edición digital del diario La Prensa indica hoy que sobre la isla ya se ha desarrollado el 60 % de las obras de construcción, que ocupan toda su extensión, de poco más de 3 hectáreas y recuerda la oposición de los ambientalistas por el riesgo de un derrame de petróleo cerca a la bahía y la isla turística de Taboga.

El contrato número 48, que aparece en la Gaceta Oficial de este viernes, fue suscrito en fecha no identificada por el entonces ministro de la Presidencia, Demetrio Papadimitriu, quien dejó el Gobierno en julio pasado, y el representante de Melones Oil Terminal, Emanuel González-Revilla Lince, y se divulga luego del refrendo de la contralora general de Panamá, Gioconda de Bianchini.

El proyecto comenzó a negociarse en 2008, durante el anterior Gobierno de Martín Torrijos, y cuenta con todos los permisos ambientales exigidos por ley, según el documento.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes


Tu emisora... Parte de tu vida