Cuestionan devolución de bienes a Rafael Guardia

La decisión de un juez de ordenar la devolución de cuentas y bienes al exdirector del Programa de Ayuda Naciona Rafael Guardial, quien confesó actos de corrupción, indignó el jueves a los panameños y sumó nuevos cuestionamientos a la administración de justicia en el país.

El juez Décimo Quinto Penal Leslie Loaiza validó la víspera un acuerdo de colaboración Guardia y la Fiscalía Anticorrupción que le impuso una condena de cinco años de prisión y lo obligó a devolver más de 30 millones de dólares provenientes de una trama de corrupción en esa entidad de asistencia social, uno de los mayores escándalos de la administración del presidente Ricardo Martinelli (2009-2014).

Pero al mismo tiempo el magistrado determinó que se devuelvan a Guardia dos apartamentos y una residencia de casi un millón de dólares y que se liberen varias cuentas bancarias por considerar que la fiscalía no había comprobado que tuvieran un origen ilegal.

En un comunicado el Ministerio Público dejó entrever su sorpresa e informó que pidió al juez que reconsidere la decisión. A su vez aseguró que una de las cuentas liberadas posee más de tres millones de dólares y no 21.000 dólares como alegó la defensa.

“El acuerdo es lo más bellaco que produce nuestra administración de justicia”, manifestó el jueves Ernesto Cedeño, abogado y activista en la lucha contra la corrupción en Panamá. “Cinco años por todos los casos. Saldrá libre y con plata”, se quejó.

La defensa argumenta que el juez sólo dio luz verde a un acuerdo negociado con la fiscalía durante meses y que la confesión e información brindadas por Guardia permitirán resolver otros casos de corrupción en el pasado gobierno.

Pero muchos consideran que la decisión de devolver bienes y dinero a un corrupto confeso envía un mal mensaje en un país plagado de escándalos y con una mellada credibilidad en la justicia.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes


Tu emisora... Parte de tu vida