Ejército panameño temía atentado de EEUU a Noriega antes que invasión

Los altos mandos del Ejército panameño sospechaban que el exdictador Manuel Antonio Noriega podía sufrir un atentado por parte de Estados Unidos, por lo que descartaron una invasión como la que ocurrió en 1989, aseguró este viernes un oficial panameño.

"La hipótesis considerada como la más probable era que hubiese una acción directa contra el general (Noriega) o algunos oficiales del Estado Mayor, no una invasión completa", dijo a la AFP Daniel Delgado, teniente coronel durante la invasión.

Según Delgado, el alto mando militar panameño consideraba la posibilidad de "un atentado, su asesinato o su captura (de Noriega), pero no una invasión avasallante como la que se dio", dijo.

La madrugada del 20 de diciembre de 1989 más de 27.000 soldados de Estados Unidos invadieron Panamá para derrocar a Noriega, reclamado por un tribunal de Miami por narcotráfico.

"Noriega nunca creyó que Panamá iba a ser invadido por Estados Unidos", sostuvo Delgado, quien dirigió las operaciones militares en el populoso distrito de San Miguelito, contiguo a la capital panameña.

Tras permanecer unos días en la Nunciatura, Noriega se entregó el 3 de enero de 1990 con uniforme militar a las tropas estadounidenses y desde entonces ha estado preso en Estados Unidos, Francia y Panamá por narcotráfico, blanqueo de capitales y desaparición de opositores durante su régimen (1983-1989).

Delgado, exministro en el gobierno socialdemócrata de Martín Torrijos (2004-2009) cree que las causas de la invasión obedecen a la negativa de Noriega de combatir al gobierno sandinista de Daniel Ortega y de revertir la recuperación del Canal por parte de Panamá de manos estadounidenses.

Según este militar, quien presentó esta semana su libro "A 25 años de la invasión de Estados Unidos a Panamá: la resistencia armada y sus consecuencias", la estrategia pasaba por convertir Panamá en "un pequeño Vietnam".

"Hubo actos de heroísmo, de valor inimaginable", según Delgado, quien asegura que tanto las tropas estadounidenses como los panameños que apoyaron la invasión han hecho "de todo" para evitar que se vea como "la gran masacre que fue".

Muchos panameños vieron con buenos ojos la invasión, al poner fin al régimen de Noriega, tras años de graves violaciones a los derechos humanos y de una economía destrozada.

"Mucho más que la invasión en sí misma lo que nos produjo dolor fue ver cómo eran recibidos como héroes los invasores. Las muchachas se trepaban en los tanques, les llevaban comida, les llevaban de beber", dijo a la AFP el escritor Pedro Rivera.

Noriega, de 80 años, se limitó a decir esta semana desde la cárcel panameña donde purga condenas por 60 años que "ya nadie sabe lo que pasó y cada uno cuenta la historia como le da la gana".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes


Tu emisora... Parte de tu vida