Familias de víctimas piden justicia a 20 años de invasión

PANAMA ( AFP). Las familias de las víctimas de la invasión estadounidense de diciembre de 1989 a Panamá siguen clamando justicia y critican a los presidentes panameños que han gobernado desde entonces por no exigir que Washington asuma su responsabilidad y pague indemnizaciones.

La invasión lanzada por las fuerzas estadounidenses el 20 de diciembre de 1989 para capturar al general Manuel Antonio Noriega, dejó oficialmente 500 muertos, aunque organizaciones sociales locales aseguran que fueron más de 4,000.

" Reclamamos al gobierno de Estados Unidos indemnizaciones para resarcir los daños físicos, morales y materiales que muchas familias tuvieron por esta cruel y genocida invasión", dijo el presidente de la Coordinadora Nacional por los Caídos y Víctimas de la Invasión, Rubén Darío Batista, a la AFP.

Batista relató que en semanas recientes su agrupación envió al presidente de Panamá, Ricardo Martinelli, una carta con peticiones de ayuda para las familias de las víctimas de la invasión, pero que no han recibido respuesta.

Además, dijo que tampoco obtuvo respuesta otra misiva remitida el año pasado al entonces presidente Martín Torrijos, en la que le pedían que solicitara al gobierno de Estados Unidos " declarar el armisticio" para determinar aspectos jurídicos de la invasión y exigirle reparaciones.

" No ha habido interés ni ha habido el apoyo de ningún gobierno panameño. Se olvidaron de la gente que sufrió", dijo a la AFP Trinidad Ayola, quien en la invasión perdió a su marido, un teniente de la Fuerza Aérea Panameña.

" El presidente estadounidense (Barack) Obama es un (George) Bush negro. No hay ninguna diferencia entre los dos. No se puede esperar nada", dijo a la AFP Rolando Sterling, miembro de los denominados 'Batallones de la Dignidad', que se enfrentaron a las tropas estadounidenses en 1989.

A los gobiernos panameños que se sucedieron después de la invasión " les han faltado los arrestos necesarios" para exigir responsabilidades a Estados Unidos, dijo el catedrático Miguel Antonio Bernal, quien fue opositor a Noriega.

Los presidentes panameños " prefieren quedar bien con el gobierno" estadounidense " que con la historia", afirmó.

Las familias de víctimas no sólo reclaman indemnizaciones, sino también que Panamá decrete el 20 de diciembre como día de " duelo nacional", algo que no han conseguido, pues muchos panameños consideran que la invasión fue " un mal necesario" para acabar con el régimen militar instaurado en 1968.

Guillermo Endara (1989-1994), ganador de los comicios de mayo de 1989 anulados por Noriega, juró como presidente en una base estadounidense durante la invasión.

Hay quienes creen que las evidencias que pudieran comprometer a militares estadounidenses en crímenes de guerra fueron eliminadas luego de la invasión, pues las tropas permanecieron los dos años siguientes en territorio panameño (al margen de la Zona del Canal, que fue devuelta en 1999).

" Si los mismos que protagonizaron los hechos son los mismos que están ocupando el poder o protegiendo a los que están en el poder, lógicamente van a esconder las pruebas", dijo el sociólogo y escritor Raúl Leis a la AFP.

Pese a ello, Sterling dijo que sueña con el día en que un presidente de Panamá " haga exigir justicia y denuncie ante la faz del mundo" que los panameños fueron " víctimas sangrientas de una invasión".

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Reportero Ciudadano: Envía las fotos y videos AQUÍ

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes