Investigan muerte de joven de 18 años residente de Cabo Verde, tras los disturbios

El joven Jair Rodríguez de 18 años de edad falleció en condiciones que se investigan, en medio de los disturbios que afectaron hoy al sector de Cabo Verde, en el corregimiento de Curundú.

Rodríguez tenía síndrome de down y además padecía de un soplo en el corazón, confirmó a Telemetro Reporta, la señora Esther Mosquera, madre del joven.

En medio del dolor por la pérdida de su hijo, Mosquera relató que desde ayer el joven tuvo problemas respiratorios debido a protestas que ocurrieron en la noche y que por esto fue llevado por sus familiares a la Iglesia Don Bosco para protegerlo de que lanzaran gases lacrimógenos.

Al amanecer de este martes, la intención de su madre era trasladarlo hacia Cerro Batea a la casa de la abuela, pero no pudieron salir antes que iniciaran los disturbios: "ya había empezado la tiradera de gases lacrimógenos". Aún así se trasladaron a San Miguelito en un Metro Bus y al bajarse de éste el muchacho se desplomó y no reaccionó, aseguró.

De acuerdo con el jefe de la Policía Nacional, Omar Pinzón, el reporte del Sistema Único de Manejo de Emergencias (9-1-1), indica que el paciente fue trasladado desde Cerro Batea, hacia el Hospital Santo Tomás a eso de las 9:45 a.m. y posteriormente, se conoce su fallecimiento.

Aunque la madre del joven relaciona la muerte de su hijo con el lanzamiento de gases lacrimógenos, Pinzón aseguró que  los padres de este joven no han presentado acusación o denuncia, que guarde relación con los incidentes en Cabo Verde.

Sin embargo, la investigación ha iniciado por parte del Ministerio Público, informó la Policía Nacional mediante un comunicado enviado esta tarde.

El presidente Juan Carlos Varela también se refirió al deceso de este joven y expresó que no se debe usar la muerte de una persona para "desviar información". "Todo indica que no hubo ningún tipo de vínculo con los disturbios que se dieron", manifestó desde la provincia de Chiriquí.

Un grupo de residentes de Cabo Verde cerró la Avenida Nacional en la mañana para manifestarse en contra de la instalación de un sistema prepago de electricidad, del que destruyeron sus materiales. La protesta derivó en enfrentamientos con la Policía que comenzó a lanzar gases lacrimógenos en la zona residencial, mientras que algunos moradores tiraron piedras a los policías.

Con información de Juana Zambrano y Óscar Sánchez, periodistas de Telemetro Reporta

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes


Tu emisora... Parte de tu vida