Jóvenes prefieren que Noriega sea un personaje del pasado

PANAMA ( AFP). Los panameños que nacieron después de 1989, cuando el dictador Manuel Noriega fue derrocado por una invasión estadounidense, asisten con hartazgo a la resurrección de una vieja historia y ven el debate sobre su extradición a Francia como una pérdida de tiempo.

Lizbeth Álvarez tiene 19 años, estudia producción de videos en la universidad, tiene la casa llena de objetos de Star Wars y afirma que hay temas " más importantes".

Noriega, de 76 años, está en prisión preventiva en París desde el martes a la espera un nuevo juicio por lavado de dinero del narcotráfico, luego de cumplir su sentencia por tráfico de drogas en Estados Unidos.

" El país está hecho un desastre y hablar tanto de Noriega no soluciona estos problemas", dice Álvarez a la AFP, mientras autoridades, jueces y políticos panameños debaten si se debe solicitar a Francia su extradición para que cumpla las condenas que le impuso la justicia panameña.

" Es hora que el país siga adelante y se concentre en progresar en vez de perder el tiempo en eventos que superamos hace mas de 20 años", dice Álvarez, quien sueña con producir videoclips musicales.

" Me preocupan más los nuevos impuestos y cómo afecta a la gente o si con el descubrimiento de petróleo (en el país) vamos a seguir pagando cara la gasolina", explica a la AFP Patricia Morales, de 20 años, hija de un activista a quien los agentes de Noriega una vez apresaron y dejaron atado colgando varias horas desde un aro de básquetbol.

" Hay cosas más importantes en las que ocuparse que ver hacia donde mandan a ese anciano que seguro ya está en los últimos días de su vida", sentencia Morales, de 20 años, quien trabaja en un 'call center' de una compañía informática estadounidense.

" Esta tema personalmente no afecta mis emociones, porque Noriega no le hizo nada malo a mi familia", dice por su parte Amanda Toala, quien anhela ser actriz.

Sin embargo, Noriega debe " pagar por lo que hizo ya que hay muchas familias que tienen familiares desaparecidos y se merecen que lo pague", indica.

Aplicada al caso Noriega, la visión negativa de la situación del país que tienen los jóvenes se traduce en dudas sobre la conveniencia de juzgarlo en Panamá.

" La corte francesa le va a poner una pena mucho más justa y severa que en Panamá. Aquí tiene demasiados amiguitos", dice a la AFP Juan José González, de 19 años, un estudiante de derecho que piensa que la justicia francesa " es mucho menos corrupta que la panameña".

" En Panamá ya le arreglaron la casa porque saben que toca tierra panameña, pasa un par de años en la cárcel y le darán 'casa por cárcel' y eso no es justo después de todo lo que hizo al país que casi lo jodió por completo", agrega.

" Noriega, para bien o para, mal sigue siendo parte de nuestra historia pero es mejor que pague todo lo que debe afuera, porque aún posee poder político sobre muchas personas", advierte Edgar Quiliban, estudiante de fotografía.

Además, si Noriega vuelve " se podría desatar otro caos como el de 1989", agrega Quiliban, de 21 años, quien se declara anarquista, defensor del reciclaje, admirador del punk y de los libros de Nietzsche.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Reportero Ciudadano: Envía las fotos y videos AQUÍ

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes