Latinoamérica perderá entre 1,5 y 2,4 millones de empleos

PANAMA (AP). Latinoamérica perderá entre 1,5 y 2,4 millones de empleos durante el 2009 a raíz de la crisis financiera global, según proyecciones de organismos internacionales, informó hoy martes la Organización Internacional de Trabajo (OIT).

Dijo que las estimaciones están basadas en las proyecciones de Comisión Económica para América Latina y Caribe (CEPAL) y del Fondo Monetario Internacional que prevén un crecimiento de la región de 1,9% del Producto Interno Bruto (PIB).

En el 2008 el número de desempleados en Latinoamérica fue de 15,7 millones de personas.

"Si estas proyecciones de CEPAL y del FMI se mantienen, entre 1,5 y 2,4 millones de desempleados se incorporaran" a las filas de desocupación en Latinoamérica, planteó Jean Maninat, director regional de la OIT.

Maninat formuló las proyecciones al disertar el tema: "Trabajo Decente y Diálogo Social: Una respuesta a la crisis", durante un foro inaugurado por el presidente Martín Torrijos. Participaron autoridades del Ministerio de Trabajo representantes del sector privado y expertos de la OIT.

"Se están perdiendo empleos y es probable que se pierdan más", señaló Maninat al destacar que la crisis financiera encuentra a Latinoamérica mejor preparada para enfrentar los embates que en otrora.

"Los gobiernos han actuado de manera serena. Y enfrentando (la crisis) con medidas anticíclicas y no pidiendo más ajustes y medidas restrictivas", dijo.

La OIT instó a los países a fortalecer el 'trabajo decente' como un instrumento para enfrentar la crisis y recomendó fortalecer la producción nacional, los programas de empleos de emergencia, formular políticas monetarias anticíclicas e incrementar salarios para mantener el poder adquisitivo.

La crisis "puede transformarse en una ocasión para revisar las políticas sociales" y lograr una mejor distribución de las riquezas en una sociedad globalizada, señaló.

Virgilio Levaggi, director de la Oficina de la OIT para Centroamérica, dijo que en la región los sectores más golpeados con la pérdida de empleos serán el turismo, la producción y el sector de las maquilas y el textil.

Planteó como un elemento positivo en medio de la tempestad el hecho de que Centroamérica viene de un periodo de crecimiento en sus economías y señaló el caso de Panamá, donde el crecimiento económico alcanzó el 11% en el 2007.

Destacó que la crisis no llega en el peor momento, pero sí obliga a la región a replantearse la estrategia de desarrollo social y sobre todo desde el punto de vista de la democracia.

"Nos obliga a preocuparnos de aquellos que menos herramientas tienen para enfrentar esta crisis. Y la prueba de la democracia es atender a los más necesitados y la respuesta no puede ser solo asistencial, sino también de tipo productiva", agregó.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Reportero Ciudadano: Envía las fotos y videos AQUÍ

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes