Mejía irá al hospital para constatar estado de salud de Martinelli tras comparecencia de médico

Leonardo Labrador, el doctor que atendió al exmandatario de la República, Ricardo Martinelli en el centro penitenciario El Renacer, sustentó este martes ante el magistrado de Garantías, Jerónimo Mejía, un informe médico del expresidente en una diligencia que se llevó a cabo en el salón de audiencias del Segundo Tribunal.

Tras realizar una evaluación médica a Martinelli la noche de este lunes, el galeno sugirió que fuera trasladado a un hospital. Posteriormente, Mejía autorizó el traslado del expresidente al Hospital Santo Tomás.

Labrador detalló que aproximadamente a las 9:05 p.m de este lunes, luego de la audiencia, se realizó la evaluación médica a Martinelli, y presentó presión arterial alta 230/150 y una frecuencia cardíaca de 122 por minuto.

Posteriormente, dijo el médico, se le aplicó un medicamento pero no se logró estabilizarlo, y presentó dolores de cabeza y mareos lo que fue considerado como una crisis hipertensiva.

En ese sentido, Labrador manifestó que los médicos recomendaron que Martinelli debía ser evaluado en un hospital de tercer nivel para ser estabilizado, por lo que consideró que el Hospital Santo Tomás cumple con todos los requisitos.

En cuanto al informe médico remitido por Estados Unidos, Labrador dijo que el mismo no es un historial completo sino un informe de prisión que indica que el expresidente tiene ansiedad, glaucoma, hipertensión ocular, astigmatismo y enfermedad cardíaca inespecífica.

Mejía dijo que los doctores de medicatura forense fueron al Hospital Santo Tomás para realizar una evaluación a Martinelli, pero éste se negó argumentando que no estaban sus abogados, sin embargo aseguró que esa evaluación se tendrá que realizar toda vez que fue ordenada durante la diligencia de comunicación de este lunes.

"Los abogados tienen la obligación de decir a su representado que no existe un derecho así como si mi abogado no está presente no me evalúan, yo estoy mandando a evaluarlo por su salud, y el Código Penal señala que esa es una de las atribuciones que tiene el Juez de Garantías", dijo Mejía.

Esta negación fue catalogada por los abogados de los querellantes en el caso pinchazos como una alternativa del exmandatario para evitar ser recluido en el centro penitenciario El Renacer.

En el marco de la culminación de la diligencia a las 5:24 p.m., el magistrado de Garantías, informó que se trasladará al nosocomio, en compañía de los médicos forenses, quienes le practicarán la respectiva evaluación que ordenó y que el imputado se negó a realizar, a fin de constatar su estado de salud.

Asimismo dispuso pedir un informe de lo denunciado por el abogado Sidney Sittón, con el exmandatario durante un traslado al Hospital Santo Tomás en el cual estuvo fuertemente custodiado por unidades policiales, lo que a su juicio es una militarización.

Además girará instrucciones para que se impida a los manifestantes estar cerca de las inmediaciones del Palacio de Justicia, a fin de garantizar el ingreso seguro de las víctimas y los asistentes al acto de audiencia, luego que una de las querellantes fuera agredida tras la audiencia desarrollada el lunes.

Cabe señalar que por otro lado, el abogado Sidney Sittón solicitó al magistrado Mejía notificar al Pleno de la Corte revisar la medida cautelar de Martinelli, pero Mejía respondió que no es su competencia revisar medidas cautelares, "usted me está convirtiendo en mandadero suyo y yo no soy eso, tengo ciertas competencias".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes


Tu emisora... Parte de tu vida