Miles asisten a misa de celebración por beatificación

ETIQUETAS

Panamá (EFE).- Miles de panameños colmaron hoy un centro de convenciones de la capital y las iglesias en otras ciudades del interior del país para celebrar en una misa la beatificación del papa Juan Pablo II.

La eucaristía en Ciudad de Panamá estuvo precedida por una ceremonia en la que se colocó la primera piedra de la capilla que se edificará en honor a Karol Wojtyla y se hizo una ofrenda floral en el monumento erigido en el lugar donde el 5 de marzo de 1983 el Papa celebró una misa campal.

El acto fue encabezado por el arzobispo de Panamá, José Domingo Ulloa y el nuncio apostólico en el país centroamericano, el español Andrés Carrascosa.

Durante la celebración de la eucaristía, Carrascosa exaltó el pontificado de Wojtyla, con el que trabajó en el Vaticano durante siete años.

Asimismo recordó a los miles de asistentes las palabras del Santo Padre cuando visitó Panamá y abogó por la unidad de la familia, tras exclamar "no tengan miedo, abran las puertas a Jesucristo".

"Esas palabras quedaron grabadas en mi corazón" testimonió Carrascosa, quien era seminarista cuando Juan Pablo II fue elegido Papa y estaba presente en la Plaza de San Pedro cuando se hizo el anuncio de su elección.

"Lo que más me impresionaba era que se le veía vivir con Dios, vivir en Dios, enraizado en Dios, cuando uno entraba en su capilla se le veía sumergido en Dios", acotó.

Ulloa, por su lado, recordó que todavía le suena en su oído "ese llamado a la unidad" que formuló el pontífice cuando visitó Panamá.

El arzobispo panameño pidió a Carrascosa al final de la eucaristía que le trasmita "el afecto y el cariño que tiene la iglesia de Panamá al papa Benedicto XVI en este momento de la historia".

Agradeció al cuerpo diplomático, al gobierno y a los miles de feligreses que asistieron, entre ellos varios de los que organizaron la visita de Juan Pablo II.

En Panamá "hemos colocado la primera piedra de la primera capilla en el mundo dedicada al beato Juan Pablo II", resaltó.

El jerarca católico panameño recordó en una entrevista previa que de la visita de Juan Pablo II a Panamá conserva los restos del incienso que uso durante la eucaristía en Albrook.

"El Papa bendijo el incienso, lo utilizó y lo que sobró, una vez que finalizó la misa lo tomé. Eso no se podía perder, lo eché en mi bolsillo y hasta el sol de hoy lo conservo", dijo a la edición electrónica del diario Día a Día.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Reportero Ciudadano: Envía las fotos y videos AQUÍ

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes