Obreros panameños marchan contra la corrupción y piden una Constituyente

Casi un millar de obreros marchó este jueves por el centro de la capital panameña para protestar contra la corrupción "institucionalizada" que han destapado escándalos como el de la constructora brasileña Odebrecht y para exigir la convocatoria de una Asamblea Constituyente.

" El escándalo de Odebrecht es la gota que ha colmado el vaso de la paciencia de los panameños, pero Odebrecht no es la única empresa que ha cometido actos de corrupción en el país. Hay que investigar a todos", dijo a Efe el secretario general de la Confederación Nacional de Unidad Sindical (Conusi), Genaro López.

Los manifestantes, que salieron desde la céntrica Plaza Porras hasta la sede de la Presidencia, en el casco antiguo de la ciudad, portaban pancartas con mensajes como "Cárcel para los corruptos" y "Trump quiere en el mundo Gobiernos como el de Juan Carlos Varela", el presidente panameño.

"Todo lo que se robaron tienen que entregarlo porque es plata del pueblo panameño, son los impuestos que hemos pagado (...). El saqueo al pueblo es una actitud permanente de los que nos gobiernan", declaró el secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs), Saúl Méndez.

El escándalo de los sobornos de Odebrecht, desvelado en diciembre del año pasado, es uno de los que ha causado más impacto en la sociedad panameña.

La Fiscalía del país centroamericano, muy criticada por ciertos sectores de por su supuesta lentitud y falta de transparencia, tiene abiertas 26 investigaciones en torno a Odebrecht con al menos 43 imputados, entre ellos dos hijos del expresidente Martinelli, Ricardo Alberto y Luis Enrique Martinelli Linares, que están en búsqueda y captura internacional.

"Los de la clase trabajadora somos los que más sufrimos las consecuencias de la corrupción y las malas acciones de los Gobiernos", denunció Rolando Rodíguez, uno de los asistentes a la marcha.

El presidente panameño ha sido acusado públicamente en dos ocasiones de haber recibido dinero de Odebrecht durante la pasada campaña electoral. Primero le señaló Ramón Fonseca Mora, su antiguo ministro consejero y socio del bufete Mossack Fonseca, epicentro de los papeles de Panamá.

La semana pasada el mandatario fue involucrado en la trama por el abogado vinculado a Odebrecht Rodrigo Tacla, que en una entrevista con el diario El País de España aseguró que la constructora brasileña abonó un millón de euros a dos proveedores de la empresa de ron propiedad de la familia de Varela y sufragó gastos de su campaña.

El sociólogo y miembro de la asociación Polo Ciudadano, Olmedo Beluche, dijo que la corrupción de los políticos panameños llega "hasta el tuétano" y que la única forma de cambiar eso es a través de la convocatoria de una Asamblea Constituyente, una de las promesas que hizo el presidente Varela durante la campaña de 2014.

"Aquí no hay ninguna institución que se salve, por eso pedimos la Constituyente. El presidente debe ser juzgado por el Parlamento, pero este está acusado de corrupción por todos los lados. Lo mismo pasa con la Corte Suprema de Justicia", lamentó Beluche en declaraciones a Efe.

Los asistentes también protestaron contra la contratación "masiva" de extranjeros en las obras, la subida del coste de la vida y un polémico decreto que reforma los procesos de actualización de información catastral y que los sindicatos consideran que revalorizará las propiedades y aumentará la carga tributaria.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes


Tu emisora... Parte de tu vida