Panamá espera ONU confirme violación de resoluciones en caso norcoreano

Panamá ( EFE) Panamá espera que la ONU ratifique la posición del país de que el caso del barco norcoreano detenido en sus aguas con un arsenal oculto procedente de Cuba constituye una violación a las resoluciones que prohíben a Corea del Norte importar o exportar armamento de cualquier tipo.

"Tenemos algunas impresiones de que (las Naciones Unidas) van a ratificar la posición de Panamá", dijo hoy a los periodistas el canciller panameño, Fernando Núñez Fábrega.

El mercante "Chong Chon Gang" fue detenido el pasado 10 de julio por las autoridades de Panamá, que sospechaban que llevaba drogas, pero se encontraron las armas de guerra bajo miles de sacos de azúcar, el único producto declarado oficialmente.

Expertos del Comité de Sanciones del Consejo de Seguridad de la ONU llegaron esta semana a invitación de Panamá y revisaron entre martes y jueves las armas, el mercante, y visitaron a los 35 tripulantes, que enfrentan en este país una pena de hasta 12 años de cárcel por el delito de atentar contra la seguridad colectiva.

Panamá aclaró que las Naciones Unidas continuará de "manera confidencial sus investigaciones" y el resultado, que es esperado en al menos dos meses, será "crucial para definir el destino" de las armas, que Cuba ha dicho le pertenecen y cifrado en 240 toneladas de pertrechos "obsoletos" que enviaba a reparar a Corea del Norte.

También para determinar qué pasará con el mercante, anclado en el puerto de Manzanillo, en la costa Caribe panameña, y sujeto a una sanción del Canal de Panamá, de entre cien y un millón de dólares, por haber violado su confianza al no declarar el arsenal.

Del informe final de la ONU depende además el destino de la tripulación, detenida en una instalación de seguridad cercana al barco en la que es "muy bien atendida", sostuvo este viernes Núñez Fábrega.

El presidente panameño, Ricardo Martinelli, se ha mostrado a favor de que la tripulación sea repatriada mediante algún mecanismo diplomático, ya que Panamá y Corea del Norte no tienen relaciones, mientras que el ministro de Seguridad, José Raúl Mulino, ha hablado de que podrían ser devueltos a Pyongyang a través de un tercer país.

Mulino ha dicho que las resoluciones de la ONU facultan a Panamá a quedarse con el barco y lo incautado en él, aunque aclaró que, al menos las armas, no tienen ninguna utilidad para su país.

Martinelli también ha opinado que el mercante y las 10.000 toneladas de azúcar deben ser devueltos a sus legítimos dueños, aunque resaltó que una empresa local quiere comprar la carga para producir etanol.

Corea del Norte planteó a Panamá cuando faltaban solo cuatro días para la llegada de los inspectores del Consejo de Seguridad la búsqueda de una salida "diplomática", pero el país centroamericano rechazó esa posibilidad al menos hasta que la ONU emita su informe final, informó a Efe una fuente oficial el martes pasado.

"Norcorea sí mandó una nota verbal en la que solicitaba que se solucionara esto por la vía diplomática, desafortunamente no tenemos relaciones con ellos, así es que (dicha solución diplomática) hubiese tenido que ser por la ruta de Cuba, que lo hacía mucho más difícil", dijo este viernes el canciller a los periodistas.

El miércoles pasado un comunicado oficial panameño indicó que la "solución" del caso del barco norcoreano no puede "darse de otra forma que no sea" por medio de las Naciones Unidas.

Corea del Norte hizo llegar a finales de la semana pasada a Panamá la "nota verbal", en la que además pedía como "gesto humanitario acceso consultar" a la tripulación, que hasta ahora se ha negado a declarar ante la Fiscalía.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes


Tu emisora... Parte de tu vida