Panamá dispuesta a repatriar a marinos norcoreanos

PANAMA (AP). Panamá expresó el miércoles a una delegación norcoreana que está dispuesta a repatriar lo antes posible por razones humanitarias a los 35 tripulantes de un barco con bandera de ese país retenido en julio en aguas panameñas al descubrirse que transportaba armas cubanas ocultas bajo toneladas de azúcar.

El gobierno panameño informó a su vez que un informe preliminar presentado por un grupo de expertos de las Naciones Unidas sobre el incidente indica que el caso viola " sin lugar a dudas" el embargo al comercio de armas impuesto a Corea del Norte.

Ello avala lo expresado por Panamá desde que el buque Chong Chon Gang fue retenido con el material bélico oculto, dijo el Ministerio de Seguridad Pública en un comunicado, en que informa del encuentro que sostuvieron por primera vez autoridades panameñas con funcionarios norcoreanos que arribaron el miércoles para visitar a la tripulación.

En el encuentro se habló sobre qué medidas se tomarán para resolver la situación de los tripulantes norcoreanos y el destino de la embarcación, "conforme a derecho panameño", señaló.

El ministro de Seguridad Pública, José Raúl Mulino, "dejó ver a la delegación norcoreana la disposición, por razones humanitarias, que tiene el gobierno panameño de ayudar a los marinos y repatriarlos lo antes posible, siempre y cuando se cumplan con las disposiciones legales que establecen las leyes panameñas, que sigue todo el proceso".

Los tripulantes permanecen bajo detención preventiva en una antigua base militar de Estados Unidos en la provincia de Colón, a unos 80 kilómetros al norte de la capital. El Ministerio Público les formuló cargos por el supuesto delito de atentar contra la seguridad colectiva panameña, que acarrea penas de hasta 12 años, al intentar cruzar el Canal de Panamá con la carga militar sin declarar.

Además de hacer contacto con los tripulantes, los funcionarios norcoreanos los asistirán ante las autoridades judiciales, según el comunicado. Los marinos se han negado a declarar desde su detención. La misión norcoreana solo puede permanecer en Panamá hasta el jueves por la noche, se indicó.

Por su parte, el fiscal nacional sobre asuntos de drogas Javier Caraballo, quien participó en la reunión, planteó que el barco podría ser entregado a su propietario o representantes autorizados, siempre que exista cooperación de la parte norcoreana y repare la fuente de poder del buque, que la tripulación dañó intencionalmente al momento de la retención, según las autoridades. No se informó de momento sobre qué pasará con la carga de azúcar confiscada.

Las autoridades de seguridad ordenaron el abordaje del buque ante sospechas de que llevaba drogas, pero lo que encontraron fue el material de guerra oculto en contenedores bajo toneladas de azúcar cruda.

Cuba aceptó que el barco zarpó de la isla con el azúcar y la carga militar, que incluía dos cazas Mig, motores de este avión, sistema de misiles y cohetes en partes. Aseguró que el armamento iba a ser reacondicionado en Corea del Norte y devuelto a la isla como parte de un acuerdo con Pionyang.

Una cantidad no precisada de municiones y explosivos también fue encontrada entre los pertrechos militares, de lo cual Cuba no había informado.

Expertos de las Naciones Unidas que vigilan el embargo de armas a Corea del Norte visitaron Panamá entre el 13 y 15 de agosto para investigar el caso y presentar un informe al Comité de Sanciones del Consejo de Seguridad. El gobierno panameño planteó desde un inicio que el incidente supone una violación al embargo.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes


Tu emisora... Parte de tu vida