Panameños rechazan "cuentos" tras 5 semanas sin agua

PANAMÁ ( AFP). Cientos de miles de panameños padecen cortes de agua hace cinco semanas y las explicaciones del gobierno que achaca la crisis a la naturaleza y " actos de Dios" desata las iras de los vecinos de Miraflores mientras esperan agua de un camión, y se quejan de los " cuentos" del gobierno.

Desde el 8 de diciembre el suministro de agua hacia la capital panameña y aledaños, donde vive más de un millón de personas, ha sido inexistente en algunas zonas o intermitente en otras, y donde la reciben, de todas formas el consumo está prohibido por malas condiciones sanitarias.

Las autoridades aseguran que todo se debe a deslaves producidos por fuertes lluvias que contaminaron con lodo y partículas en suspensión el agua que ingresa a la principal planta potabilizadora del país, en Chilibre, al norte de la capital.

" Para mi todo eso del lodo es un cuento. Nos están engañando", dijo a la AFP Nubia de Castillo, una jubilada con problemas de columna de 70 años que vive en el capitalino barrio de Miraflores.

" Nos están tirando una cortina de humo por algo grande que están haciendo", insiste mientras recoge agua de uno de los 90 camiones cisterna habilitados por el gobierno para distribución en los barrios afectados por los cortes.

" No hay que perder de vista que todo esto fue causado por la naturaleza", se ha defendido Rómulo Roux, ministro designado para afrontar una crisis sin precedentes en el país.

Y, para que no queden dudas de que --en su opinión-- no hay que acusar a las autoridades, el director del Instituto de Acueductos y Alcantarillados, Manuel González Ruíz, ha afirmado en una de las radioemisoras más populares que " estos son actos de Dios".

" No es un problema de la naturaleza sino de negligencia de las autoridades. La situación verdadera no se la están diciendo a la gente", espeta sin dudar Manuel, un profesor universitario jubilado de 84 años.

" A (el presidente Ricardo) Martinelli no le falta el agua", añade su hijo, Ernesto Barberena, un ingeniero que tiene que bañarse con agua de lluvia que recoge en su casa, aunque primero la calienta " porque está muy fría".

Los vecinos culpan al gobierno por falta de previsión y no invertir lo suficiente en las plantas del país, lo que ha provocado que ahora tengan que viajar a casa de familiares para bañarse y recoger agua, además de gastos adicionales en la compra de enseres desechables y agua embotellada.

" Realmente estamos trabajando ante una situación inesperada totalmente fuera del control" afirmó en otro intento de justificación el titular de Acueductos, González Ruiz.

" Nos están echando cuentos y más cuentos, mentiras y más mentiras", replica el ex vicepresidente Samuel Lewis Navarro (2004-2009), quien denunció los gastos millonarios del gobierno en otros proyectos mientras los panameños no tienen " agua para cocinar, bañarse o tener sus inodoros limpios".

Mientras tanto, el gobierno anunció que repartirá medio millón de botellas de agua procedentes de Costa Rica y el mercado local para enfrentar una crisis que ya ha disparado los casos de diarreas, según el ministro de Sanidad, Franklin Vergara.

" Es difícil trabajar sin agua. ¿Cómo puedo fregar y hacer la comida?", dijo a la AFP, después de llenar un sin número de botellas y recipientes Dayris Pérez, una empleada doméstica que a pesar de " estar cansada" de la situación cree las versiones gubernamentales, como su vecina Aracelis Palomero.

" Es culpa de la naturaleza y con Dios no hay que pelear. La gente siempre le echa la culpa a alguien", acotó Palomero.

Y quienes tampoco tienen jornadas apacibles son los encargados de los camiones que distribuyen el agua.

" A veces la gente nos dice de todo y nos echa la culpa. Incluso, en barrios rojos hay quien nos pide el agua pistola en mano", aseguró uno de ellos, quien prefirió no dar su nombre.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Reportero Ciudadano: Envía las fotos y videos AQUÍ

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes