Posible extradición de Noriega a Francia crea desasosiego

PANAMA (AFP). El fallo de un tribunal estadounidense que abre las puertas a la extradición del ex dictador panameño Manuel Antonio Noriega de Estados Unidos a Francia para enfrentar cargos por blanqueo de dinero generó desasosiego entre quienes desean que regrese y haga frente a la justicia de su país.

Un tribunal federal de apelaciones de Estados Unidos ratificó la extradición de Manuel Noriega a Francia, donde el ex dictador panameño está acusado de lavado de dinero. La defensa de Noriega argumentó que era un prisionero de guerra.

"Tengo la esperanza, sin ánimo de revancha, de verlo llegar a Panamá y que lo conduzcan a una de las cárceles para que pueda resarcir al pueblo (de) todas las atrocidades que cometió", dijo a la AFP Alcibiades Vásquez, vicepresidente del opositor Partido Panameñista.

Para Vásquez, el gobierno panameño de Martín Torrijos "no está haciendo absolutamente nada" para traer "al dictador y narcotraficante convicto Manuel Antonio Noriega" porque "no le conviene".

Este ex general del Ejército dominó Panamá desde 1984 hasta que se rindió, el 3 de enero de 1990, a las tropas norteamericanas que habían invadido el país tres semanas antes.

"El actual gobierno de Martín Torrijos está integrado por un gran número de personas que en su momento fueron recalcitrantes adictos al general y que ahora lo han relegado y temen que su presencia en el país les pueda resultar contraproducente", dijo a la AFP Miguel Antonio Bernal, catedrático de derecho constitucional.

Para Bernal, quien estuvo en el exilio durante esa época, Noriega tiene que terminar de cumplir sus penas en Panamá "para empezar finalmente a cerrar las heridas que dejó la dictadura y para que los muchos que cometieron toda serie de satrapías contra los derechos humanos junto con Noriega sepan que el crimen y la impunidad se pagan", dijo.

Noriega, de 75 años, completó en septiembre una condena de 17 años de cárcel en Estados Unidos por delitos de narcotráfico, pero permaneció bajo custodia norteamericana mientras apelaba su extradición a Francia.

Sin embargo, el catedrático de derecho internacional Julio Yao también aseguró a la AFP que Noriega debe regresar a Panamá, pero porque el manejo del caso por Estados Unidos "no resiste el más superficial análisis de ninguna facultad de derecho seria" y Noriega "tendría que ser liberado inmediatamente con fuertes indemnizaciones por la violación de sus derechos humanos por parte de Estados Unidos", dijo Yao.

Para este académico, el papel del Estado panameño "ha sido muy lamentable y vergonzoso" y añadió que ni la clase dominante panameña ni Estados Unidos "han perdonado a los militares retar su poder político y los Tratados Torrijos-Carter", mediante los cuales Panamá recuperó la soberanía del canal en 1999, anteriormente en manos estadounidenses. "No hay la menor duda de que esto es un fallo político", dijo a la AFP el abogado de Noriega en Panamá, Julio Berríos.

El gobierno panameño tiene "temor" de que Noriega "les revuelva el país y provoque una crisis interna". Según Berríos, "muchos están temblando de que el General revele quiénes se beneficiaron" y "quiénes iban a llorar allá para que les dieran negocios, incluidos gente de la oposición", acusó Berríos.

Para este abogado Francia estaría haciendo un favor político a Panamá, algo que niega el embajador francés en Panamá, Pierre-Henri Gignard. "Evidentemente la defensa de Manuel Antonio Noriega hace su trabajo; para eso le pagan y es normal que busquen y utilicen sus argumentos", dijo a la AFP Gignard.

Para este funcionario francés, se trata de una decisión "de la justicia francesa" para procesar a Noriega, por lo que las autoridades francesas "no tenían otra opción que la de proseguir con esa solicitud de extradición", concluyó.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Reportero Ciudadano: Envía las fotos y videos AQUÍ

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes