Presidente y vice de Panamá ahondan batalla

PANAMÁ (AFP). El presidente y vicepresidente de Panamá, cuya alianza electoralista de 2009 estalló en mil pedazos, ahondaron este miércoles su batalla con acusaciones de corrupcion e incitaciones a la renuncia, frente a una sociedad que mira con preocupación mientras disfruta del boom económico.

Ricardo Martinelli instó a renunciar a su vice, Juan Carlos Varela, quien viene reiterando las denuncias de corrupcion contra el jefe de Estado, redobladas luego de la detención en Italia del empresario Valter Lavítola, acusado de sobornos al presidente panameño y al ex premier Silvio Berlusconi.

Este cruce de acusaciones, a dos años de las elecciones, inquieta a la población al punto que la aceptación del gobierno bajó al 24%, a pesar del boom económico reflejado en tasas de crecimiento de 10% anual en el "Dubai de las Américas", como le gusta a Martinelli llamar a su país.

"Yo le quiero pedir muy respetuosamente al señor Varela que renuncie y vaya a hacer oposición (...) que renuncie, que sea hombrecito", dijo este miércoles Martinelli, un empresario supermercadista devenido político y que ganó su eleccion con el apoyo del partido de Varela.

"Yo sirvo al pueblo panameño, no sirvo al gobierno corrupto del presidente Martinelli", replicó Varela, ya en plena campaña para las elecciones de 2014 y quien descartó que vaya a renunciar.

Varela, líder del derechista Partido Panameñista, fue el compañero de fórmula en las elecciones de 2009 de Martinelli (Cambio Democrático, derecha), alianza que les permitió a ambos destronar del poder al socialdemócrata Partido de la Revolución Democrática.

Varela prometió apoyar a Martinelli bajo el compromiso de que luego éste lo respaldaría para las elecciones de 2014.

Sin embargo, en 2011, al acercarse la fecha del repago, Martinelli cesó a Varela como canciller bajo acusaciones de descuidar sus funciones debido a sus aspiraciones para 2014.

El despido de Varela de la cancillería provocó una crisis gubernamental con la renuncia en masa de los ministros del partido de Varela en solidaridad con su líder.

Desde entonces Varela, quien sigue siendo vicepresidente ya que es un cargo de elección popular, ha fustigado públicamente al gobierno de Martinelli.

"Me sacó del gobierno por cómo la corrupción avanzaba en su gobierno", afirma Varela, para quien el jefe de Estado "quiere desviar la atención y huirle a la verdad" en el caso de los presuntos sobornos italianos por 28 millones de dólares y un helicóptero a cambio de contratos para construcción de càrceles.

"No puede estar comiendo de un mismo plato, habiendo estado dos años y medio en un gobierno en el que participó en todo y ahora diga que no estuvo en nada", replica Martinelli.

La tensión entre ambos lideres de derecha amenaza la floreciente macroeconomía y produce hartazgo entre los ciudadanos.

"Otra vez vuelve a aumentarse la tension política y a ganar más terreno la inestabilidad. Y otra vez el clima de inversiones se afecta", dijo a la AFP el analista Jaime Porcell.

Además con el enfrentamiento "se adelantan los tiempos electorales (.. y) produce una manifestación de cansancio en términos generales al debate político" por parte de los ciudadanos, añadió.

"La mayoría de los panameños no entendió a qué se debe esta arremetida. Políticamente no hay una explicación lógica", dijo a la AFP el analista Edwin Cabrera, quien calificó la situación de "penosa" y de "muy mal tono".

Cabrera recordó que cada vez que Martinelli se ha enzarzado con Varela este último sube en las encuestas, y tras recordar que no es la primera vez que en Panamá hay choques entre el mandatario y su segundo, advirtió que "la diferencia esta vez es por el nivel de acusación".

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes


Tu emisora... Parte de tu vida