Rechazan participación de Purcait y "Popi" Varela como querellantes en caso pinchazos

El magistrado Jerónimo Mejía no aceptó la participación Yassir Purcait y el diputado, José Luis "Popi" Varela, víctimas de interceptación de comunicaciones durante la pasada administración, como querallentes en "caso pinchazos", debido a que la pretensión es extemporánea.

La decisión se dio al inicio de una sesión de la audiencia de acusación al expresidente Ricardo Martinelli, donde Mejía resolvió la solicitud presentada por los abogados Jaime Abad, quien reemplazó a Ángel Álvarez en la representación de Purcait, y Rubén Castrejo, en representación Varela.

Mejía basó su decisión en el Artículo 341 del Código Procesal Penal que establece luego de ser informados de la acusación por el fiscal antes de que éste la presente ante el juez de garantías, las víctmas tienen un plazo de cinco días para convertirse en querellantes, ya sea mediante adhesión a la acusación del fiscal o por medio de una acusación autónoma.

"Vencido el plazo si no se ha presentado adhesión a la acusación del fiscal, entablado una acusación penal autónoma o presentando reclamación civil, se le tendrá por desistido de la querella y el juicio seguirá adelante solamente con el fiscal", dice el Artículo 341 del Código Procesal Penal.

Por su parte, el magistrado fiscal, Harry Díaz indicó que consta por escrito que el abogado Álvarez manifestó que estaba en conocimiento del cierre de la investigación y que se solicitaba la aprehensión de Martinelli para que hiciera uso del artículo 341 y se constituyera en querellante coadyuvante o querellante autónomo como lo hicieron seis de las víctimas en el proceso.

Tras la decisión, Díaz solicitó al magistrado de Garantías escuchar la versión de Purcait al considerar que las acciones de Álvarez lo llevaron a un estado de indefensión. Díaz habló incluso de una posible actuación dolosa por parte de Álvarez, "no es secreto que durante tres años (Álvarez) siempre ha estado defendiendo la postura del procesado en contra de la fiscalía y los querellantes".

Sin embargo Mejía dijo que su decisión al respecto ya había sido tomada y acogió una solicitud del abogado de la defensa para que Purcait y Abad abandonaran el lugar donde se encontraban los querellantes.

El abogado Castrejo se manifestó en desacuerdo con la decisión de Mejía de no admitir a su cliente en el proceso contra Martinelli, y dijo que no descartan ir por la demanda civil, mientras que Abad señaló que tanto él con su cliente respetan y aceptan la decisión del juez, y que se mantendrán siguiendo el proceso como víctimas.

El abogado Álvarez también estaba a cargo de la defensa de la dirigente educativa Yadira Pino, el abogado constitucionalista Miguel Antonio Bernal y la diputada Zulay Rodríguez, quienes igualmente perderían la facultad de ser acusadores en el proceso, según explicó Abad.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes


Tu emisora... Parte de tu vida