Siguen labores de rescate en Bocas del Toro y Costa Rica

PANAMA(AP). Las labores de socorro continuaron el miércoles en poblados inundados de la zona del Caribe y fronteriza entre Panamá y Costa Rica por las persistentes lluvias que han dejado millares de damnificados, centenares de viviendas y tramos carreteros destruidos.

El Sistema Nacional de Protección Civil de Panamá informó que hasta la noche del martes se contabilizan ocho fallecidos y cuatro desaparecidos por aludes y las inundaciones en Chiriquí y Bocas del Toro, al noroeste de la capital y fronterizas con Costa Rica.

En Costa Rica, el presidente en ejercicio Francisco Antonio Pacheco firmó el decreto declarando la situación en el Caribe y la frontera con Panamá como de emergencia nacional.

Esa medida permite que el estado pueda girar recursos de forma inmediata, con un aporte inicial de 3,6 millones de dólares para atender eventualidades en el campo de la salud, alimentación y transporte, destacó Pacheco en una nota de prensa de la Presidencia.

El Programa Mundial de Alimentos (PMA), por su parte, informó que envió 20 toneladas de raciones de galletas fortificadas desde El Salvador para más de 15,000 panameños afectados. La ayuda llegaría el domingo.

La gerente de Hidrometeorología de la empresa de transmisión eléctrica de Panamá, Luz de Calzadilla, informó el miércoles que el frente frío que dio lugar a un sistema de baja presión en el Caribe, "está en franca disipación", lo que indicaría un mejoramiento del clima.

Las autoridades redoblaron el miércoles el envío de alimentos, medicinas, ropa y agua potable a Bocas del Toro, cuyo acceso por tierra es imposible por los numerosos derrumbes.

El Sinaproc detalló que más de un millar de viviendas fueron dañadas dejando alrededor de 7,000 damnificados, mayormente en Bocas del Toro, aunque la cifra es preliminar. Estimaciones previas apuntan a más de 30,000 afectados por el temporal en esa provincia sobre la vertiente del Caribe, a unos 350 kilómetros de la capital.

Los aguaceros también golpearon a las provincias colindantes de Colón y Veraguas, aunque los daños fueron menores. Se han establecido una treintena de albergues, que atienden a unas 7,000 desamparados.

La Comisión de Emergencias de Costa Rica dijo que más de 6,500 personas permanecen en albergues, aunque se calcula que más de 20,000 han sufrido por los efectos indirectos de las lluvias que se han mantenido por nueve días. Los pronósticos apuntan a que disminuirán en las próximas horas.

En Talamanaca, un territorio indígena ubicado en una difícil zona montañosa, existen 22 albergues con 1,820 personas, mientras en sectores más cercanos a la costa caribeña como Matina y Siquirres, los albergues llegan a 36 con unas 2,381 personas.

Estados Unidos facilitó cuatro helicópteros del comando sur para apoyar las labores de ayuda en comunidades de la zona fronteriza entre Costa Rica y Panamá, informó el sargento David Bustamante a la prensa costarricense.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Reportero Ciudadano: Envía las fotos y videos AQUÍ

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes