Superintendencia investiga a bancos mencionados en corrupción en Panamá

La Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP) inició una inspección en los bancos mencionados en las investigaciones contra exfuncionarios que están acusados de delitos de corrupción y peculado durante la Presidencia de Ricardo Martinelli (2009-2014), dijo este miércoles el superintendente Alberto Diamond.

"Nosotros tenemos un determinado equipo (...) haciendo unas inspecciones especiales porque hay una condición especial y tenemos que ir rápidamente a constatar qué sucedió en cada uno de los bancos que hayan sido nombrados o no (en las investigaciones)", indicó Diamond en una reunión con periodistas.

Diamond señaló que, además, se ha reunido con los gerentes de aproximadamente 12 bancos, que no identificó, para conocer detalles sobre lo que "pudo haber ocurrido", tomar evidencias y verificar cada una de las informaciones que le han sido proporcionadas.

En ese sentido, el funcionario explicó que la SBP debe determinar, por ejemplo, si el banco o alguno de sus funcionarios conocía todos los detalles de las transacciones que se realizaban; si la entidad actuó como dictaminan los reglamentos o si alguno de sus funcionarios fue engañado o actuó deliberadamente.

El actual gobierno ha presentado 19 demandas en el Ministerio Público contra funcionarios de la anterior administración por supuesta malversación de más de 800 millones de dólares de fondos públicos.

Los casos más relevantes son el del exadministrador del estatal Programa de Ayuda Nacional Rafael Guardia; el exministro de Desarrollo Social (Mides) Guillermo Ferrufino y la exministra de la Autoridad de la Micro, Pequeña y Mediana Empresa (Ampyme) Giselle Burillo.

El único detenido hasta el momento es Rafael Guardia, a quien se le vinculan cuentas y sociedades anónimas en bancos extranjeros y locales, entre ellos, Universal, Unibank, St. Georges Bank, Banesco, Caja de Ahorros y BCT Bank, que sumarían aproximadamente 18 millones de dólares, según ha publicado la prensa local.

Diamond precisó que si bien la SBP realiza en este caso una investigación administrativa, como lo determinan los reglamentos, tiene la facultad para sancionar a cualquiera de las entidades bancarias que pueda incurrir en alguna falta en este tema en particular, y ponerlo en conocimiento del Ministerio Público si se determina que se incurrió en algún delito.

No obstante, sostuvo que lo acontecido en Panamá no afecta ni la "solidez" ni la "solvencia" del sistema bancario panameño porque no es un tema financiero en propiedad, pero si afecta su "reputación e imagen", que a mediano y largo plazo podría producir efectos negativos mucho más graves.

"Así es que es importante que observemos a los bancos para saber si cumplen con sus obligaciones para que el sistema no sea vulnerado", acotó.

Al respecto, el banquero destacó que en el Índice de Competitividad Global del Foro Económico Mundial, uno de los "puntos débiles" en el informe sobre Panamá es su pobre lucha contra la corrupción, y es "precisamente la corrupción la que hoy vulnera nuestro sistema financiero", añadió.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes


Tu emisora... Parte de tu vida