Trabajadores de Transcaribe cercan diario La Prensa

Con camiones volquete, conos, letreros luminosos y otros equipos de construcción, trabajadores de la empresa Transcaribe Trading, procedieron a bloquear los accesos del diario La Prensa (ubicada en la avenida 12 de Octubre) la noche de este jueves, buscando impedir la salida de la edición impresa del viernes.

Esta sería la tercera acción del grupo, que esta misma semana protagonizó un cierre en la Autopista Arraiján – La Chorrera y en la vía Centenario, en protesta por una publicación del medio donde señala que esa empresa, propiedad de los hermanos David y Daniel Ochy y encargada de la ampliación de la autopista, había sido beneficiada con otros importantes contratos.

Se ha conocido que la intención es dejar los equipos obstruyendo los accesos hasta las 4:00 a.m. Alegan que se está atentando contra su estabilidad laboral.

Miembros de la Policía Nacional, que intentaron mediar con los manifestantes sin embargo estos se niegan a retirarse.

Juan Carlos Planells, directivo de La Prensa, reveló que los vehículos llegaron cerca de las 10:00 p.m., impidiendo la entrada y salida de mercancía a modo de jugada para impedir la circulación del diario.

La acción ha despertado alarma entre comunicadores, políticos de oposición y la sociedad en general, que han llegado al lugar, reprochando la falta de accion por parte de las unidades policiales para liberar al medio de comunicación.

Los trabajadores han asegurado que esta es una acción promovida por ellos, desvinculando a los dueños de TcT de cualquier reponsabilidad. "Esta es una empresa de más de mil trabajadores, que cada trabajador representa a cinco personas... no se puede hablar de dueños ni de directivos", expresó Ariel Garay, vocero.

Al ser cuestionados sobre si la empresa les permitía el uso de sus equipos para este tipo de protestas, aseveraron que fue decisión de los trabajadores que se encontraban en el turno de la noche.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes


Tu emisora... Parte de tu vida