Unesco declara la cultura congo como Patrimonio Cultural Inmaterial

Las expresiones rituales y festivas de la cultura congo de Panamá, han sido inscritas como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad, así lo anunció hoy el comité Intergubernamental de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

Se trata del segundo elemento de la cultura de nuestro país que se incluye este año en esta importante lista, el primero fue la fabricación artesanal del sombrero ‘pintao’.

La ATP por su parte, en alianza con la Fundación Portobelo y el Grupo Realce Histórico con el objetivo de promover el turismo en el país y resguardar la cultura afro colonial de Panamá, celebran cada año el Festival de Diablos y Congos y el Festival de la Pollera Congo en la provincia de Colón.

El Festival de Diablos y Congos y el de de la Pollera Congo, se desarrolla en un escenario frente a la plaza de la comunidad de Portobelo, atrayendo a gran cantidad de visitantes locales y extranjeros por su versatilidad.

La cultura congo, considerada otra forma de comunicación utilizada a mediados del siglo XV, engloba la visión contemporánea de una celebración de los descendientes de esclavos negros rebeldes de la época colonial.

Este grupo trae consigo sus propios rasgos culturales, con ritmos, cadencias, pero sobretodo plagado de sensualidad, utilizando la música del tambor como un medio para expresar sus más profundas y sentidas emociones.

Este elemento del patrimonio cultural, ha contribuido a la integración social y es transmitida en las escuelas también a través de enseñanzas de canto, música y danzas congos.

Los conocimientos de esta cultura son impartidos de forma oral y es obra de todos los participantes.

En la actualidad los participantes de estos ritos tocan instrumentos e interpretan músicas congos, entonan canciones joviales sobre su vida diaria y ejecutan danzas descalzos a fin de crear comunicación con la tierra.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes


Tu emisora... Parte de tu vida