Veintiséis años han pasado de aquel "Viernes Negro" en Panamá

Veintiséis años han pasado de aquel 10 de julio de 1987, cuando militares bajo el régimen del ex general de Manuel Antonio Noriega, reprimieron una manifestación convocada por la entonces Cruzada Civilista quienes pedían el fin a la dictadura militar. La dureza con la que fueron tratados los manifestantes hizo que se le denominara "Viernes negro".

Para Carlos Ernesto De la Lastra, miembro del Partido Popular, este día debe ser un recuerdo para los gobernantes actuales para que tomen en cuenta de que "este pueblo" sabe luchar por la democracia y la justicia del país. Señaló que los actuales gobernantes no se dan cuenta de la enorme corrupción y las grandes barbaridades que hay en la administración del Estado y expresó que la intención del presidente Ricardo Martinelli es relegirse.

Ese viernes de 1987, panameños salieron a las calles con pañuelos blancos exigiendo el fin al régimen de Noriega, resultando detenciones, violación de derechos y fuertes enfrentamientos.

Un día como hoy, pero en 1992, se condenó a 40 años de prisión a Noriega, en Estados Unidos, por el delito de lavado de dinero y narcotráfico. Noriega llegó a Panamá el 11 de diciembre del 2011, para enfrentar a la justicia panameña.