Víctimas de dietilene glycol en Panamá harán denuncia ante OMS

Panamá (EFE). Las víctimas y familiares de afectados con un jarabe envenenado con dietilene glycol en Panamá interpondrán una denuncia ante las organizaciones internacionales de la salud por la falta de una mejor atención médico hospitalaria por parte de las autoridades de este país, informó hoy un portavoz de las familias.

El presidente del Comité por el Derecho a la Salud y la Vida, Gabriel Pascual, dijo a Efe que la denuncia será hecha la próxima semana ante la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), cuyas sedes regionales están en Panamá, con el objeto de que estos organismo los ayuden a buscar una solución al problema.

"No hemos visto un compromiso real por parte de las autoridades del Ejecutivo, pero más que todo existe una irresponsabilidad de los directivos de la Caja de Seguro Social en cuanto a las atenciones médicos hospitalarias para con las familias y víctimas del tóxico dietilenglicol", señaló el portavoz de los afectados.

Pascual indicó que la agrupación ha realizado una serie de acciones en procura de llamar la atención del Gobierno y de la misma sociedad panameña para que se identifiquen con el padecimiento y sufrimiento de estas personas, que resultaron envenenadas de manera masiva en el 2006.

En ese sentido, el comité realizó ayer una vigilia en la Plaza Catedral, a pocos metros de la Presidencia de la República, y hoy tendrá una reunión con autoridades del Gobierno, donde volverá a solicitarles una mayor atención para con los envenenados con la sustancia tóxica.

"Lo que queremos es que se instale una comisión de trabajo para buscar soluciones, que le dé un seguimiento a las víctimas y respuestas con el tema de los medicamentos, los insumos y sobre una ayuda humanitaria o pensión vitalicia", explicó.

Señaló que el pasado fin de semana en el interior del país se registró el fallecimiento de otra víctima, un hombre de 66 años, quien no contó con la suficiente asistencia médica para prolongar su vida.

"Precisamente en la vigilia de ayer llevamos un ataúd, cuyo significado era que entre menos atenciones reciban las víctimas más rápidamente se van a morir", matizó.

Pascual dijo que Delfín Mojica, fallecido en la provincia de Chiriquí, en el occidente panameño, es una de las más de 8,000 víctimas con el dietilenglicol que se registran en este país desde 2006, aunque el Ministerio Público sólo registra 171 muertos de un total de 223 personas que reconoce como afectadas.

Indicó que precisamente uno de los temas a tratar hoy en la reunión con el Gobierno es sobre la mora que existe en el Ministerio Público, donde hay más de 1,500 expedientes (200 de ellos que corresponden a menores de edad) sin analizar y por ende sin la certificación de que la persona está afectada por el tóxico.

Matizó que esta es la instancia que le corresponde dar la certificación, pero precisó que no cuenta con recursos y existe mucha lentitud para tramitar los casos.

En diciembre pasado la Procuraduría General de Panamá formuló cargos contra 23 personas por el caso del tóxico dietilenglicol, incluyendo a la gerente de la empresa española Rasfer Internacional, compañía que se encargó de embarcar el producto al país centroamericano.

Los hechos se remontan a 2003, cuando la Seguridad Social de Panamá sacó a concurso la compra de 9,000 kilos de glicerina pura para elaborar un jarabe que distribuyó de forma gratuita en 2006 y cuya licitación correspondió a la empresa panameña Grupo Comercial Medicom, que a su vez pidió el producto a la compañía española Rasfer Internacional S.A., con sede en la región de Cataluña.

El problema radica en la composición de esa glicerina, que en vez de ser apta para consumo humano era de tipo industrial y contenía una sustancia venenosa (dietilenglicol).

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Reportero Ciudadano: Envía las fotos y videos AQUÍ

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes