No era un meteorito, era un rayo en bola

Mucha ha sido la expectativa que ha surgido en torno a un fenómeno luminoso, que se avistó en el territorio panameño, sobre todo en Chepo.

Al respecto, telemetro.com consultó con la Ingeniera Luz Graciela de Calzadilla, Gerente de Hidrometeorología de ETESA, quien aclaró, en primer lugar, que no hay base científica para afirmar que se trataba de un meteorito.

Explica que un meteorito puede tener entre 50 a 60 metros de diámetro, algo así como una piscina olímpica, y su avistamiento es casi imposible, ya que al atravesar la atmósfera se desintegra y causa las llamadas lluvias de meteorito, que son piedritas entre 1 a 2 centímetros.

Añade que si hubiera sido un meteorito sería tal el daño, que Darién hubiera desaparecido.

La única explicación con base científica, es que se trataba de un rayo en bola. Según Calzadilla, este tipo de fenómeno tiene todas las característas que describen las personas. Un desplazamiento horizontal, luminosidad fuerte con tonos azules o verdes, cuando cae a tierra produce un fuerte sonido e incluso produce olor, ya que contiene gases.

Una de las condiciones que debe existir para que surja un rayo en bola es una tormenta eléctrica. En los registros de Hidrometeorología, cuando se dio el fenómeno se mantenía una tormenta eléctrica sobre el Golfo de Panamá.

Los rayos en bola, no son precisamente un rayo, sino una bola luminosa. Su tamaño también varía puede ser como una uva, una naranja o hasta tener un metro de diámetro. Además, su movimiento es lento y paralelo a la superficie terrestre. Por lo regular, su tonalidad es rojiza o naranja, pero también se han avistado azules.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

Reportero Ciudadano: Envía las fotos y videos AQUÍ

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes