Telemetro Telemetro Logo

Noriega sólo merece la cárcel, según familiares de sus víctimas

Panamá (EFE). El exgeneral Manuel Antonio Noriega debe pagar en la cárcel los crímenes atroces y graves violaciones a los derechos humanos que cometió en Panamá, coincidieron en señalar hoy, el día de su regreso al país, los familiares de sus víctimas.

"Qué le puedo decir, es un momento muy duro para todos los 32 huérfanos, muchos de ellos que ni siquiera conocieron a sus padres, es volver a revivir todo aquel episodio terrible", declaró en conversación telefónica a Efe Gisela Muñoz, viuda del teniente Jorge Bonilla, fusilado por ordenes de Noriega.

Bonilla es uno de los rebeldes que intentó infructuosamente derrocar a Noriega el 3 de octubre de 1989, encabezados por el mayor Moisés Giroldi, y quienes fueron torturados antes de ser ejecutados por leales al exgeneral en un hangar de la antigua base estadounidense de Albrook, en la capital panameña.

"Es una cuestión de Justicia, no de odio o venganza, él y ninguno de los que cometieron ese crimen han pedido perdón públicamente, ninguno ha mostrado arrepentimiento", acotó Muñoz desde Denver (EE.UU.), donde reside.

La viuda de Bonilla agregó que si al exdictador le conceden el beneficio de casa por cárcel será "algo muy difícil" para los familiares: "Él va a disfrutar de su jubilación y de sus nietos, cuando hay 32 huérfanos, hijos que no conocieron a sus padres".

"Allí está el caso de Luz de Lorenzo, que tenía un mes de embarazo, la viuda del oficial Tejada, o la señora Blanca Sandoval", sobrevivientes de los militares fusilados extrajudicialmente en ese caso, conocido como la "Masacre de Albrook".

Entre las víctimas mortales figuran, además de Giroldi, los capitanes Daniel Arza, León Tejada, Edgardo Sandoval, Nicasio Lorenzo hijo y los subtenientes Ismael Ortega, Francisco Concepción, Eric Murillo, Deoclides Julio y Jorge Bonilla.

Gisela Muñoz sostuvo que "esta historia no ha sido contada todavía. No solo los torturaron a ellos antes de matarlos, sino que fue más allá de eso, se ensañaron con sevicia contra sus familias, nuestros hogares fueron allanados, robados, las hipotecas que teníamos fueron sometidas a juicios de desahucio, entonces de qué estamos hablando", exclamó.

"De este señor, por lo menos nosotros merecemos saber que se va a quedar en la cárcel", sentenció, tras asegurar que por los daños morales y materiales que sufrieron, ninguna de las familias de los siete militares asesinados en esa ocasión ha recibido reivindicación.

No obstante, Muñoz indicó que "cualquier acción judicial que se emprenda está en manos de los abogados".

Por la muerte de Giroldi, Noriega fue sentenciado en ausencia a 20 años de prisión y por la masacre a 15 años de cárcel.

"No queremos participar en esta novela de mal gusto, este show que se está desarrollando", afirmó Carmenza Spadafora, hermana del médico guerrillero italo-panameño Hugo Spadafora, decapitado el 13 de septiembre de 1985 por el régimen de Noriega, y por cuya muerte se responsabiliza al exmilitar, a quien la víctima había denunciado públicamente de mantener vínculos con el narcotráfico.

Carmenza dijo a Efe, vía telefónica, encontrarse en Chitré, en la provincia central de Herrera "acompañando a nuestra madre, porque no queremos participar en esto, es demasiado".

La hermana de Hugo Spadafora se refirió en esos términos a lo que consideró un despliegue "que es demasiado para este reo común, el cual debe llegar a una cárcel y punto".

"Esperamos que la Justicia de Panamá actúe en consecuencia. Noriega no tiene porqué irse a su casa, no califica para ese beneficio porque cometió crímenes de lesa humanidad. Con el caso Giroldi tienen de sobra, por las torturas, las desapariciones, las graves violaciones a los derechos humanos", apuntó Carmenza, una destacada científica que investiga la curación de la malaria.

Noriega, junto con los militares Francisco González Bonilla, alias "Bruce Lee" y Julio César Miranda, "Miñecón", fueron condenados por ese crimen a 20 años de prisión el 20 de octubre de 1993 por el Tribunal Superior del Tercer Distrito Judicial de Chiriquí.