Telemetro Telemetro Logo

La versatilidad de Gary Oldman, de Sid Vicious a Winston Churchill

El actor británico Gary Oldman saltó a la fama con su interpretación del punk Sid Vicious en 1986 y la consagración le llegó tres décadas después de la mano de otro gran personaje histórico, Winston Churchill.

En "Las horas más oscuras" ("Darkest Hour"), un Oldman sometido a una profunda transformación física -por obra del maquillaje- interpreta al orondo líder británico al principio de la Segunda Guerra Mundial, cuando trataba de dar coraje a un país tentado de claudicar ante Adolf Hitler y la Alemania nazi.

Su encarnación del primer ministro le valió este domingo el Óscar al mejor protagonista masculino, a pocos días de cumplir 60 años y tras casi cuatro décadas de carrera en las que se ha ganado una merecida reputación de versatilidad.

"No podía esperar a encarnar a Winston", explicó Oldman a Starz durante el Festival de cine de Toronto, "llevaba un tiempo anhelando esto".

"Siendo británico, tenía una idea de quién era Churchill, pero estaba influida en parte por otra gente que le había dado vida. Puse todo eso a un lado", explicó.

"El primer obstáculo que se presentó fue el físico. No puedo engordar 60 libras a mi edad, no puedo jugar con mi salud así", añadió en la entrevista con Starz, revelando más tarde que debía pasarse cada día cuatro horas para que le hicieran el maquillaje y una para retirarlo.

Era la segunda candidatura de Oldman a los premios de Hollywood, después de la que logró por su interpretación del gris espía británico Smiley en "El Topo".

Gary Leonard Oldman nació en Londres el 31 de marzo de 1958. Su padre era un exmarinero alcohólico que abandonó a su familia cuando el actor era un niño.

Oldman se formó en una compañía teatral juvenil de Londres y, pese a no ser aceptado en la prestigiosa Real Academia de Arte Dramático, hizo su debut teatral profesional a los 19 años, en 1979, en una obra folclórica, "Dick Whittington y su gato".

Su debut en el cine se produjo en 1982, pero su salto a la fama llegó cuatro año más tarde por "Sid y Nancy", la trágica historia de Sid Vicious, el miembro de la banda musical punk Sex Pistols, y su novia, muertos jóvenes.

Luego llegaría el salto al cine estadounidense. Oldman se especializó en personajes turbios, oscuros o grises, como el del asesino de Kennedy, Lee Harvey Oswald, en "JFK", el del conde Drácula en "Drácula de Bram Stoker", el del villano ruso Egor Korshunov en "Air Force One" o el de Sirius Black en la saga de Harry Potter.

"No creo que Hollywood sepa qué hacer conmigo. Imagino que si se tratase de hacer una comedia romántica, mi nombre figuraría muy al final de la lista", explicó.

Oldman es un actor de culto al que la nueva hornada de actores británicos, como Tom Hardy, reconocen como fuente de inspiración.

"Pasé todo mi trabajo con Gary mirándole sin decir nada porque creo que es Dios. La segunda vez yo interpretaba a Dios, así que le ignoré", bromeó Hardy, que ha trabajado con Oldman en tres películas. "Es uno de mis héroes", sentenció.

Oldman ha estado casado en cinco ocasiones, la primera con la también actriz Lesley Manville, que este domingo era candidata al Óscar a la mejor actriz de reparto por "El hilo fantasma", y la segunda con su también colega Uma Thurman. Tiene tres hijos y dos nietos.

El actor no llegó a dedicarse a una de sus pasiones, la música, pero cantó con su amigo David Bowie en "You've been around".