Melisa Velarde, entre travesuras y cámaras