Telemetro Telemetro Logo

Hagamos baba ghanush

Sofía me atrapó completito. Pasábamos mucho tiempo juntos y solía estar todo el día en mi casa pintando. Mi apartamento era su nuevo taller de arte.

Un día se ofreció a pintarme un cuadro nuevo para la sala. Era enorme, y según ella representaba algo así como la femineidad inexplorada.

Ese mismo día llegaron mis amigos Paola y Hugo pero a "pintear".

Todo iba bien, íbamos a comer, ver una película, hasta que a ese para de tontos se les ocurrió soltar una sorpresota.

Ya estaba notando a Paola muy sospechosa. Lo que dijo es que se va a tomar un año sabático y se va a Europa y Asia con el perrón de Juan David. En ese momento me agarró una rabia, que ahora que lo pienso tal vez fue un poco exagerada mi reacción, pero que no deja de molestarme.

Nosotros somos tres socios que comenzamos esta empresa y ahora ella sale con que se va, así de la nada, con el primer tonto que aparece. Arggg... todavía se me pone la cara caliente mientras escribo todo esto recordando el momento.

Decidí echarlos de mi casa. Necesitaba un tiempo solo. Paola no podía estar haciéndome eso. ¿Qué me molestaba tanto. ¿Acaso no estaba feliz con Sofía? Sí, eso debía hacer, algo me faltaba completar con Sofía. Sabía que debía hacer algo radical para consolidar definitivamente nuestra unión.

Preparé el escenario. Muchas velas alfombras y mucha relajación para conseguir acercarnos a la iluminación. Yo bajé toda la información de Internet, pero no medio tiempo de aprenderme todo, que si maithuna, que si Baba Ghanush, que resulta que es una comida árabe y no parte del sexo tántrico.

Pero como Sofía se las sabía todas, me dejó en evidencia. Me dijo de todo, que yo era un "poser", que no sabía ni de lo que hablaba y se fue.

Ese mismo día empecé a pintar de vuelta mi casa y a corregir los desastres de Sofía. Ya estaba harto, era toda la casa. En otro momento hubiese llamado a Paola para que me ayudara pero ya parece que tenía otras obligaciones.

Y eso es todo. Ni siquiera tengo ganas de seguir escribiendo.

Se despide de ustedes,

El corazón roto de Victor