La novedad de la comida española, la gran atracción en el mercado canadiense

La feria de la alimentación SIAL Canadá, que hoy termina en Toronto, ha puesto de manifiesto que la gastronomía española está de moda en el país norteamericano y que los productos españoles tienen un gran potencial en este mercado.

Durante los pasados tres días, el pabellón de España en SIAL Canadá ha sido el principal foco de atención de la mayor feria de la alimentación del país, no solo por su tamaño, el mayor de todos los existentes, o su posición central, sino también por su actividad.

A diferencia de otros pabellones nacionales, el de España ha tenido instalada una cocina en la que una famosa cocinera local, Christine Cushing, ha estado preparando platos sobre la marcha para varias decenas de invitados especiales.

Además, la Oficina Comercial de España en Toronto y el ICEX programaron seminarios sobre el aceite de oliva, tapas con fiambres y quesos a los que también asistieron representantes de las principales cadenas de supermercados del país, críticos de gastronomía, directores de escuelas de cocina y expertos culinarios.

El resultado ha sido que cada jornada de las tres que ha durado SIAL Canadá, decenas de curiosos se agolpaban en torno al pabellón español para intentar absorber algunos de los consejos sobre la gastronomía española impartidos por los profesionales o simplemente captar algunos de los aromas que emanaban de la cocina.

"Eso denota que no solo son los invitados los interesados sino que al público en general le gusta estas muestras. Y el maridaje entre el vino y la gastronomía me parece fundamental para la venta tanto de nuestros productos como de nuestros vinos", declaraba a Efe el embajador de España en Canadá, Enrique Ruiz Molero.

María Gorriti, delegada comercial de España en Toronto, también tiene claro el creciente interés del público canadiense por los productos alimentarios españoles.

En los pasados cinco años las exportaciones españolas del sector alimentario a Canadá han aumentado un 124 %, pasando de 129,9 millones de dólares canadienses (97,4 millones de dólares estadounidenses) en 2012 a 291,1 millones de dólares en 2016 (218,3 millones de dólares estadounidenses).

Contabilizando bebidas, las exportaciones españolas a Canadá en 2016 se situaron en 433,3 millones de dólares canadienses (324,9 millones de dólares estadounidenses), un 83 % más que en 2012.

"La clave del éxito son los productos", explicó Gorriti.

"En Ontario (la principal provincia de Canadá), ha ido cambiando muchísimo lo que el consumidor desea. Quiere información y nosotros se lo estamos dando", añadió.

Un ejemplo son los seminarios de aceites que ha impartido en SIAL Canadá (una feria a la que han asistido 15.000 profesionales del sector, 930 expositores y 60 países) Alfonso Fernández López, fundador y propietario de Sabor de España.

Armado con cinco tipos distintos de aceite de oliva, Fernández se ha pasado los tres últimos días ofreciendo degustaciones de aceite a cocineros, periodistas y representantes de establecimientos comerciales para ayudarles a entender la cultura que existe detrás de cada botella.

"Es esencial educar a la gente y que sepan las maravillas que tenemos en España. Siempre digo que el mayor competidor del aceite de oliva es la ignorancia", declaró Fernández.

Gorriti coincide con Fernández en que la clave para los buenos resultados de las exportaciones españolas en el sector a un mercado tan competitivo como el canadiense es la calidad de los productos y la información.

"La estrategia que escogimos al principio está funcionando bien: empezar con productos muy buenos, muy selectos, y delegar en escuelas de cocinas y en expertos de otros países, como Christina Cushing que es griega", dijo Gorriti.

"A mí no me importa su nacionalidad mientras sea un experto muy reconocido, porque cuando habla de un producto español, a la gente le interesa incluso más porque lo está haciendo una persona de otro país", añadió.

Algo en lo que Cushing coincide.

"Estoy entusiasmada de ser parte de este evento porque aunque no soy española, me permite aportar una perspectiva diferente. No siempre tienes que crear platos españoles con productos españoles como este arroz Marisma sino que se puede crear una interpretación de algo español", declaró. 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes