Los padres no siempre admiten que golpean a sus hijos

Una nueva investigación realizada por científicos de la Southern Methodist University, en Dallas, reveló que la mayoría de los padres pegan a sus hijos mucho más veces de lo que admiten.

La investigación también mostró que los azotes no parecen resolver los problemas, ya que la mayoría de los pequeños volvieron a comportarse mal en unos 10 minutos en alrededor del 75% de los incidentes.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores instalaron registros de voz en hogares de 33 familias diferentes. Durante el transcurso de seis días, el equipo informó que hubo 41 ocasiones en las que el niño fue golpeado por los padres - esto ocurrió en 15 familias diferentes.

El autor del estudio, George Holden, dijo que los resultados también mostraron que los padres que alzan la voz son más propensos a golpear a sus hijos.

El problema, según George, es que los padres están golpeando sus pequeños por cosas extremadamente poco importantes, como abrir un libro no autorizado o chuparse los dedos. Peor: algunas madres están haciendo mucho más que los datos ya identificados.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes