¿Estamos preparados para abandonar el nido?

Si eres fanático del cine de seguro haz visto la película “soltero en casa”, de no haberla visto te doy un pequeño adelanto de la trama.

Es un hombre soltero, en edad promedia de 35 años, que todavía vive con sus padres, estos hartos de la situación, contratan los servicios de una joven "motivadora" profesional para que le convenza, durante sus citas, de independizarse y abandonar la casa de sus padres.

Te preguntarás ¿qué tanto puede relacionarse está película con la vida real? Aunque no lo creas tiene mucho que ver con el tema, estar preparado para abandonar el nido no es una tarea fácil, pues puede significar que nunca vas a estar listo para aventurarte al hecho de vivir solo y dejar atrás la comodidad de tu hogar.

Las comodidades y ventajas que ofrece estar conviviendo con tus papás son muchas, tener pocas responsabilidades en cuestiones de facturas como el cable, agua, comprarte lo que quieras sin tener que preocuparte por el descuento de alquiler de una habitación o una hipoteca, no cocinarte o lavarte la ropa tú mismo, hacen difícil que quieras desprenderte de tu hogar.

Es curioso saber que, jóvenes y adultos, se consideran maduros por tener claro el destino que quieren en su vida. A medida que van desarrollando una actitud autosuficiente te das cuenta que la realidad es otra, ya que mudarte no se resume en tener tu propia casa y hacer lo que te da la gana, implica tener responsabilidades que no podrás evadir.

Escoger una carrera universitaria de preferencia, el trabajo, la pareja y grupo de amigos que tú quieras te hacen creer que eres un adulto independiente; pero cuando vas teniendo más edad, caes en cuenta que, al independizarse y afrontar las obligaciones y responsabilidades de estar en una casa propia, pagando cuentas hacen que retornes a la idea de ser más dependientes de tus padres.

¿Será que llegaremos a una edad en donde nuestros padres tengan que buscar un método para echarnos? A decir verdad, la autonomía de una persona llega un punto en donde no quieres salir del nido porque simplemente NO quieres pagar tus cuentas, ahorrar dinero, medirte en gastos exuberantes entre otros factores que con llevan la autonomía personal.

Actualmente es común que los adultos que vivan con sus padres y que sus padres no quieren que sus hijos se vayan de su hogar, pues no le parece que haya problema de mantener a sus hijos en casa y evitan que puedan pasar circunstancias críticas al estar lejos de sus regazos.

Abandonar el nido conlleva demasiados factores como ya lo vimos, no es cuestión de irse y emprender una vida sin recibir el apoyo de tu mamá o papá. Por eso, no cualquiera siente la capacidad de cumplir con este requisito de vida, aunque ya tenga una profesión o estabilidad económica.

¡Ojo! No con esto quiero decir que te alejarás de tus padres por completo si te independizas, solo estarás cumpliendo con una etapa más de tu vida, en la que es tener tus propias reglas en tu propio hogar. 


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes