Ligero y luminoso: empieza la era de Kim Jones en Dior hombre

El británico Kim Jones empezó en junio a crear su propio sello para Dior hombre, con un primer desfile en París plagado de estrellas y en el que primó la ligereza y la luminosidad.

El actor Robert Pattinson, el cantante Lenny Kravitz, las tops Kate Moss y Naomi Campbell y el artista japonés Takashi Murakami figuraron entre los 900 invitados del esperado pase celebrado en el patio de la Guardia Republicana francesa.

Tampoco se perdieron la cita Victoria Beckham, Karl Lagerfeld ni el estadounidense Virgil Abloh, quien el jueves se había estrenado como director artístico de Louis Vuitton, el puesto que Jones dejó en marzo para suceder al belga Kris Van Assche al frente de las colecciones masculinas de Dior.

En un momento en que la moda está volcada en atraer a los milenials, los modelos desfilaron en torno a una escultura gigantesca diseñada por el neoyorquino Kaws, una de las figuras artísticas más emblemáticas entre los jóvenes y una de las más cotizadas del "street art".

De 10 metros de altura y compuesta por 70.000 flores, la obra representaba a Christian Dior y a su perro Bobby, un homenaje del británico al fundador de la histórica firma de moda.

El príncipe Nikolai de Dinamarca, que ya había desfilado para Burberry, inauguró el pase con un traje blanco de mangas con rayas azules.

La colección para la primavera-verano 2019 apela a la suavidad, con tonos pastel, como el azul cielo, el blanco y el rosa pálido, y se atreve con las transparencias hasta con unos pantalones largos que dejan ver unos "shorts" debajo.

Las flores características de la casa se imponen en la colección masculina, estampadas generosamente en chaquetas, camisas y cazadoras negras.

"En 2018 ya no supone ningún problema" inspirarse en las colecciones femeninas para confeccionar el vestuario masculino, dijo a la AFP Jones, quien se sumergió en los archivos de la alta costura de Dior, propiedad del gigante de lujo LVMH.

Hoy en día, "vayas adonde vayas en el mundo, solo hay que ver la manera en que se visten los jóvenes. Son muy abiertos de mente", agregó.

Otro símbolo de la casa, la abeja, fue reinterpretada por Kaws en una versión pop para, por ejemplo, adornar un conjunto de pantalón y camisa negra.

En el penúltimo día de la Semana de la Moda masculina de París, la vivacidad de los colores y la suavidad de los tejidos reinó en el desfile mixto de la marca japonesa Sacai, que hizo caminar a los modelos por la rampa de un aparcamiento, antigua sede del diario francés Libération.

Estos se pasean con prendas estampadas con motivos indios, águilas, plumas insertadas en el pelo y ponchos reinventados con mangas que se abren con cremalleras.

La deconstrucción de prendas confunde los contornos, pero la asimetría no riñe aquí con la incomodidad.

Sacai volvió a asociarse con la firma Nike para el calzado deportivo, así como para el porte de camisetas y "leggings" de licra que sobresalen por debajo de las prendas.

Por su parte, la joven firma francesa Études presentó una colección en los grandes almacenes Galeries Lafayette con una fuerte inspiración vaquera, con pantalones y chaquetas con flecos, botas de piel y estampados que evocan llamas de fuego.

Las rayas reinan y se combinan en horizontal y vertical, en prendas llamativas de color naranja.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes