La ciencia advierte: robarle la pareja a alguien, no es una buena idea


Hay un dicho que todos conocen y repiten siempre "en el corazón no manda nadie". Eso es algo cierto. Sin embargo, la razón está allí para asegurar de que no hagamos cosas de las que nos podemos arrepentir. El enamoramiento es un estado físico y mental que a veces se confunde con la ilusión y la locura. Elegir alguien que ya tiene un compromiso puede ser una desgracia.

Después de todo lo dicho, tengo certeza que alguien debe estar pensando: ¿Y si mi caso es diferente? ¿será que una relación que empezó con una persona "robada" puede ser exitosa? ¿Es posible confiar en alguien que alguna vez ya traicionó? ¿La infidelidad se repetiría?

Para borrar esa duda, les presento un estudio científico que un grupo de investigadores de la Universidad de Alabama desarrolló. La investigación ha sido publicada en la famosa revista Journal of Research in Personality.

El estudio, conducido por el psicólogo Joshua D. Foster, muestra cuáles son las principales motivaciones y comportamientos de las personas que son "robadas". La investigación fue realizada por medio de una encuesta con preguntas sobre si ya habían sido "robados", el estado de la relación actual y características de personalidad.

Los resultados probaron lo que todos sospechábamos: las relaciones con personas "robadas" son las que más tienen problemas y posibilidades de acabar mal. Eso porque los compañeros que ya habían sido robados presentaron una menor aptitud al compromiso, menor satisfacción y una mejor inversión en sus relaciones. Además, las personas que se dejan conquistar estando en una relación segura, son personas que demostraron ser naturalmente irresponsables, irreflexivas y muy egoístas.

Piense bien antes de entregar su corazón a alguien dispuesto a traicionar.

¡Hasta pronto!


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes