¿Un clavo saca a otro clavo?

El finalizar una relación (independientemente del tiempo que tengan), te genera una serie de reacciones como miedo, enojo, rencor; ya que llegas a un punto donde no habías estado acostumbrado. Estas sensaciones inesperadas, hacen que tomes malas decisiones, entre ellas, remplazar a tu pareja con otra, en un corto periodo de tiempo.

Luego de una ruptura, es justo y necesario pasar por un tiempo para ti para que redirecciones tu andar por la vida y dediques ese tiempo para reflexionar en que salió mal y no cometer el mismo error en el futuro. Ahora bien, si decides por buscar otra persona tan rápido, podrías experimentar consecuencias como:

No amar a esa persona

Con la mente puesta en tu ex todavía, es muy complicado que puedas sentir afecto por esa nueva persona. Una nueva relación, provocará no solo malos rato para ti, también esa nueva pareja se verá afectada por no tomar la relación con la seriedad esperada.

Lucir nueva pareja

En esos momentos de despecho, lo único que buscas con tu nueva pareja, es que tu ex te vea con esa otra persona para que piense que has superado esa etapa con él o ella. Inclusive que piense que debe ir por ti nuevamente.

Amor propio

Recupera la confianza, darte el tiempo de dedicarlo a actividades nuevas, salir con amigos,  a conocer nuevas personas sin la necesidad de entablar una relación.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes