Las personas glotonas son más simpáticas

Somos todos humanos, pero somos personas diferentes. Nuestro cuerpo reacciona de forma diferente, nuestros deseos son diferentes y nuestro apetito también es diferente. Yo no como la misma cantidad que mi esposo, y él no ingiere la misma cantidad de comida que otro hombre que tenga la misma edad y el mismo tipo físico y esta conclusión, que parece obvia, hace parte de un estudio llevado a cabo por Swiss Federal Institute of Technology y publicado en la revista Appettite.

Según la investigación, el apetito está más relacionado a las emociones y personalidades de cada individuo que propiamente al tipo físico.  

Después de una serie de análisis, los investigadores percibieron que personas emocionalmente instables o neuróticas tienden a consumir mayor cantidad de comida chatarra. Sin embargo, las personas consideradas más responsables tienden a comer una mayor cantidad de frutas y alimentos más sanos.

El estudio también ha concluido que las personas extrovertidas son las que más consumen dulces, carnes y alimentos calóricos. La explicación es simple: esto pasa porque las personas extrovertidas son más abiertas a las relaciones sociales y, automáticamente, acaban saliendo más a comer fuera de casa y tienen más oportunidades y ganas de probar nuevos platos y sabores.   

Yo soy una persona extrovertida y, debo confesar que el estudio tiene todo que ver con mi personalidad. La buena comida me alegra y mi mayor alegría es salir con mis amigos a disfrutar de un buen restaurante. Obvio, prefiero el chocolate y la comida chatarra. ¿Y tú? ¿Qué prefieres? Comer mucho o cuidar la dieta?


Curiosidades, videos, noticias y más de la Copa Mundial ¡AQUÍ!

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes