Siete consejos para evitar o mitigar los efectos del "jet lag"


ETIQUETAS

Quien tiene la costumbre de viajar largas distancias que implican cambio de zona horaria ya sabe que es muy probable que llegue al destino cansado, con mucha hambre y con el reloj biológico desajustado. A esta condición se le llama jet lag, que es un desequilibrio producido entre el reloj interno de una persona (que marca los periodos de sueño y vigilia) y el nuevo horario que se establece al viajar en avión a largas distancias, a través de varias regiones horarias.


LOS PRINCIPALES SÍNTOMAS

  • Confusión
  • Fatiga
  • Dolor de cabeza
  • Mareos o irritabilidad.

Para combatir la descompensación horaria, la mejor forma es hacer un plan antes de viajar para ir aclimatándose al horario del destino. Pero si no hubo tiempo para hacer un planeamiento, les pasamos algunos tips:

CONSEJOS PARA EVITAR EL JET LAG

  • Cambia el reloj con la hora del destino durante el vuelo para empezar a ajustarte psicológicamente a la nueva zona horaria.
  • Aliméntarse de acuerdo al horario local. Prefirir alimentos saludables y evitar las bebidas alcohólicas.
  • Si se llega muy temprano al destino, lo mejor que puede hacer es dormir todo lo tiempo que pueda durante el vuelo y intente mantenerse despierto durante el día.
  • En la primera noche, es importante acostarse temprano para estar más descansado en los días siguientes.
  • Mantener la práctica de la actividad física por la mañana.
  • Beba mucha agua.
  • Caminar por el avión para lograr mantener la circulación de la sangre.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes