La tierra bocatoreña y el mar Caribe dieron la fortaleza suficiente a María Rodríguez para salir adelante.