EFE

Unos 50.000 globos biodegradables colorearon el cielo de Sao Paulo, la ciudad más poblada de Brasil, para despedir un año marcado por la crisis económica y el desempleo.