EFE

Los ritos de la Semana Santa de Filipinas comenzaron con el calvario de miles de penitentes, que se flagelaron hasta sangrar y arrastraron cruces descalzos durante kilómetros para limpiar sus pecados.