RAÚL LÓPEZ ARANDA

Una tradición que nació en Europa encontró en Panamá una cuna para propagarse, es la unión del hombre y la mujer católica que sufre el dolor de aquel que entregó su vida por la humanidad.