Un grupo de investigación de la Universidad Pública de Navarra ha logrado adaptar un vehículo Volkswagen Polo para que funcione también con hidrógeno, un combustible que no produce emisiones contaminantes ni de efecto invernadero.