El médico Haj Sayed Assaeh ha estado enfermo varias veces, tras llevar a cabo varios tratamientos médicos sin éxito decidió someterse a una curiosa terapia con los aguijones de las abejas y su veneno. Contento con los resultados, decidió poner en marcha una clínica en El Cairo especializada en este tipo de tratamiento. El uso del veneno de las abejas en tratamientos médicos es cada vez más frecuente, aunque son muchos quienes afirman que no hay estudios científicos que demuestren resultados reales.