La cocaína está detrás del aumento de infartos cerebrales en personas con menos de 45 años.