Apple ha suspendido el lanzamiento de su último modelo de teléfono inteligente, el iPhone 4S, en Pekín y Shanghái, debido a los tumultos causados en las horas previas por lOs reventas y los "fans" que se agolparon a las puertas de las tiendas para adquirir los aparatos.