Para luchar contra el cibercrimen es crucial comprender la psicología de los jóvenes "hackers", que en muchas ocasiones presentan carencias en las habilidades sociales y una gran inteligencia que emplean en la actividad delictiva, síntomas asociados con el autismo y el síndrome de Asperger.