Microsoft desveló su apuesta de futuro para el entretenimiento doméstico, un proyecto que tiene en su epicentro a Xbox One, su nueva videoconsola que debutará este año y que heredará el exitoso legado de su predecesora Xbox 360, de la que se distancia en diseño y prestaciones.