AFP

En Mali, donde las enfermedades de la piel son abundantes y los dermatólogos escasos, los médicos han hecho uso de la tecnología para tratar pacientes a distancia. Un proyecto digital ha ayudado a diagnosticar a personas de manera remota y espera expandirse a otras partes de África.