AFP

En el aeropuerto de Ciudad de México, dos halcones peregrino cumplen una tarea fundamental: alejar a las aves, que pueden colisionar con un avión o meterse en las turbinas y así causar un accidente en la terminal aérea más transitada de América Latina.