PARÍS Cine -  8 de diciembre 2013 - 10:34hs

Francia dedica 1.600 millones de euros en ayudas al sector audiovisual

Francia dedicó 1.600 millones de euros (unos 2.192 millones de dólares) en 2012 en ayudas al sector audiovisual, de los cuales 600 millones fueron para el cine, según una evaluación del Tribunal de Cuentas, que critica un dispositivo en el que se han disparado los costos y que no ofrece los rendimientos esperados.

En un informe revelado hoy por "Le Journal du Dimanche", el Tribunal de Cuentas considera que el mecanismo de financiación del sector audiovisual da muestras de agotamiento.

"Pese a los éxitos de los que puede estar orgulloso, el sistema francés sufre insuficiencias e incluso derivas que lo debilitan frente a la nueva situación y lo hace cada vez menos compatible con la reducción de los fondos públicos", subraya.

El grueso de las aportaciones procede de las obligaciones reglamentarias que tienen las cadenas de televisión para dedicar una parte de sus ingresos para la producción audiovisual, en concreto 940 millones de euros (1.288 millones de dólares).

De ese dinero, el Tribunal de Cuentas calcula que en la práctica casi la mitad (447 millones) procede de los impuestos y por tanto constituye una ayuda pública.

"El principio de cada vez gastar más no es compatible con el estado de nuestras finanzas públicas", señala.

Reconoce que gracias al aporte al cine de 600 millones de euros (822 millones de dólares) el pasado año se hicieron 279 películas en Francia, con una cuota de pantalla superior al 30 %.

Una de las críticas se dirige a la escalada de las tarifas de los actores más populares, en particular por las cláusulas de exclusividad y también por una práctica propia del sector, que consiste en declarar un salario "artificialmente" bajo para reducir al máximo las cotizaciones sociales y compensarlo en una remuneración suplementaria en forma de derechos de imagen.

El organismo de control constata que una treintena de filmes, de los 500 a 600 que se proyectan cada año en Francia, concentran el 50 % de las entradas.

En 2012, los 10 que tuvieron el mejor comportamiento comercial supusieron un tercio de los espectadores.

El Centro Nacional de Cinematografía calcula que el número de entradas vendidas en Francia bajará este año para quedarse en unos 195 millones.