EEUU Cine -  12 de marzo 2014 - 12:26hs

Alec Baldwin está listo para abandonar Nueva York

Alec Baldwin ya anunció hace unas semanas su intención de retirarse de la vida pública -alegando que no soporta el estrés que le provoca- y de instalarse cuanto antes en California con su mujer Hilaria y su hija Carmen, por lo que ahora ha dado comienzo al proceso poniendo a la venta su lujosa mansión de Los Hamptons, en la neoyorquina isla de Long Island.

"Es cierto que tengo una casa en venta. Tiene cinco habitaciones, una piscina exterior y una chimenea tallada en madera", confirmó el propio actor esta semana durante una entrega de premios organizada por el Guild Hall Academy of the Arts, una prestigiosa institución cultural de la ciudad de los rascacielos.

El actor confesó recientemente estar más que preparado para abandonar definitivamente Nueva York -su estado natal- a pesar de haber residido allí los últimos 30 años de su vida, ya que está seguro de que su familia podrá disfrutar de una vida mucho más apacible y relajada en la soleada ciudad de Los Ángeles, donde el actor se había instalado casi tres décadas antes para cumplir su sueño de triunfar en la meca del cine.

"Antes, ser neoyorquino significaba que todo el mundo tenía su espacio, su derecho a vivir tranquilo y el respeto a su intimidad. Ahora no nos dejamos en paz los unos a los otros. Vivimos en una era digital en la que esto se ha convertido en un coliseo romano. Todo el mundo juzga a los demás y parece que no eres nadie si no cuentas con la aprobación del público", aseguraba hace dos semanas en una columna escrita para la revista New York.

Aunque no ha ofrecido muchos más detalles sobre cuándo podría trasladarse definitivamente a la costa oeste, Alec Baldwin pretende en el futuro inmediato aislar completamente a su familia y moverse únicamente en coche para no tener que mezclarse con el resto de la gente.

"Ya no puedo vivir más en Nueva York y estoy empezando a echar de menos todo lo que antes odiaba de Los Ángeles. Allí vives detrás de una puerta cerrada a cal y canto, te mueves en tu coche, y tu interacción con el público es mínima. Antes detestaba ese estilo de vida, pero Nueva York ha cambiado demasiado", añadía en su escrito.

En esta nota: