Rita Wilson llegando a los Globos de Oro con su marido Tom Hanks

SHOWBIZ

Este domingo las estrellas de Hollywood se pusieron de punta en blanco para asistir a la gala de los Globos de Oro, recurriendo a sus diseñadores, maquilladores y peluqueros de confianza para lucir su mejor cara en la ceremonia que se considera la antesala de los Óscar.

Uno de los grandes protagonistas de la noche era Tom Hanks, que acudía para recoger el reconocimiento Cecil B DeMille a toda una carrera y, como era de esperar, su esposa Rita Wilson no quiso perderse un momento tan especial.

Publicidad

Sin embargo, la actriz y cantante vivió una pesadilla en las horas previas al inicio de la velada cuando el profesional que había contratado para peinarla y maquillarla se presentó en su casa dos horas más tarde de lo que habían acordado. Para hacerse una idea de lo angustiada que estaba, basta con señalar que ella publicó el primero de los tres tuits en que compartió con sus seguidores lo ocurrido a las 13:55, hora del Pacífico, y la alfombra roja arrancaba a las 15:00.

"La persona que se tenía que ocupar de mi pelo y de mi maquillaje llega con una hora y veinte minutos de retraso", escribió claramente agobiada en su perfil, incluyendo un selfie suyo con la cara lavada como prueba de que no estaba exagerando.

"Sigue sin estar aquí, y estoy tratando de mantener la calma", añadió un minuto más tarde. "Contraté a esta persona en septiembre, y sigue sin haber ni rastro suyo".

Finalmente, Rita hizo su entrada triunfal del brazo de su marido enfundada en un vestido de Tom Ford y desveló cómo había terminado esa odisea.

"Era un hombre, y llegó dos horas tarde y por eso todavía estoy llena de brillos", explicó a Mario Lopez de 'Access Hollywood' mientras su marido trataba de levantarle el ánimo asegurando: "Está radiante y preciosa".

Publicidad